Prehistoria

La Bahía de Roses ofrece un itinerario histórico fiel a la cronología, al arte y a la cultura de los tiempos. En ella se encuentra uno de los itinerarios megalíticos más completos e impresionantes de la Costa Brava. Grandes dólmenes son el recuerdo de los primeros pobladores. El dolmen de la Cruz de Cobertella, que es el más grande de Cataluña, data del neolítico.
En el recorrido por los orígenes de esta Bahía también se encuentran menhires que datan del cuarto y del tercer milenio aC.

Civilizaciones griega y romana

Puerta de entrada a la península ibérica de la civilización griega y romana, la Bahía contiene dos yacimientos arqueológicos de renombre universal, Emporion y Rhode. De la denominación Rhode ha llegado al nombre que tiene la Bahía actualmente, Bahía de Roses. Emporion, palabra que significa mercado, fue la ciudad fundada por comerciantes griegos de Focea y colonizada posteriormente por romanos, que se erige en el centro de la Bahía. El museo arqueológico de Catalunya-Empúries se ocupa de la divulgación y la constante recuperación de los importantes restos de ambas culturas de este espacio.

La Ciutadella de Roses

La Ciutadella es un recinto de 131.480 m2 de estilo renacentista construido en 1543. Su interior es un importante yacimiento arqueológico donde encontraréis:
Los restos del barrio helenístico de la colonia griega de Rhode, que vivió los momentos de máxima prosperidad de la ciudad durante los siglos IV y III aC.
La villa romana, datada entre los siglos II aC y VI dC.
La necrópolis paleo-cristiana.
Diferentes edificios de la época visigoda.
El monasterio románico lombardo de Santa María, del siglo XI, y restos del casco urbano fortificado medieval.
Restos de diferentes edificios militares de la última ocupación del s. XVI.
El Museo que facilita una inmersión en la historia y el patrimonio cultural de Roses, desde la prehistoria hasta la época más reciente.
La Sala de Exposiciones.

Una visita a la Ciutadella es una lección magistral de historia concentrada en un único espacio.

Villas Medievales

Ya en época medieval, la Villa de Castelló d’Empúries fue la capital del antiguo condado de Empúries, de gran relevancia en la época junto con el condado de Barcelona. La magnífica Basílica de Santa María es uno de los edificios religiosos más importantes conservados de la época. Las calles estrechas de la villa, las murallas, el lavadero, el barrio judío y la cárcel medieval, fueron declarados bienes culturales de interés nacional, así como la Ciutadella de Roses, declarada conjunto histórico-artístico en 1961. Ésta reúne restos de diferentes épocas y ocupaciones, desde la inicial colonia griega de Rhode hasta la villa medieval con el monasterio románico-lombardo de Santa María, del siglo XI.

Pueblo fluvial: Sant Pere Pescador

Sant Pere Pescador, rodeado por el Parque Natural de los Aiguamolls de l’Empordà y bordeado por el río Fluvià, muestra un perfecto equilibrio entre cultivo y marina. La conjunción, en un mismo paisaje, de grandes extensiones de campos de frutales y de una playa de dunas y arena fina de casi siete kilómetros de longitud, convierte el municipio en un espacio emblemático de nuestro litoral.

La villa tiene más de mil años de historia. Actualmente, el casco antiguo conserva tramos de la antigua muralla medieval, fortificación que rodeaba el pueblo. El municipio es un claro ejemplo de convivencia entre las actividades económicas tradicionales y la industria turística, donde gran parte de la población activa trabaja en modernas explotaciones agrícolas de árboles frutales.

BIENES NATURALES

El Parque Natural de Cap de Creus

El Parque Natural del Cap de Creus tiene el rasgo distintivo de ser el primer parque natural marítimo-terrestre de Cataluña. Dentro del Parque, hay dos reservas integrales terrestres de una singularidad geológica y biológica excepcional.

Para los amantes de la naturaleza, el territorio del Cap de Creus dispone de una gran diversidad florística, protagonizada por especies endémicas terrestres y atractivas especies subacuáticas como la posidonia (Posidonia oceánica).

El Parque Natural de Els
Aiguamolls de l’Empordà

Los humedales ampurdaneses ocupaban antiguamente, casi toda la llanura de la Bahía de Roses. El Parque Natural de los Aiguamolls de l’Empordà acoge zonas de reserva integral que sirven de refugio para miles de aves migratorias.

Sus ecosistemas tienen una clara influencia marina constituidos por playas con los arenales y formaciones de dunas. En este parque se emplazan espacios de cultivo y pastos. A menudo estas zonas han sido convertidas en arrozales.

Parque Natural de El Montgrí

En él se encuentra la presencia de un paisaje singular, configurado por un litoral con acantilados, calas y playas que se adentran en unos fondos marinos. Es como volver atrás en el tiempo y disfrutar del ámbito lorístico, faunístico y paisajístico de un ecosistema estable e íntegro y de un valor ecológico incomparable en contraste con un macizo montañoso detrás. Si a todo esto le añadimos las numerosas huellas que ha dejado el hombre a lo largo de su historia, se completa un patrimonio digno de estudio. El Montgrí nos descubre un lugar natural único, donde la huella del hombre ha dejado un patrimonio cultural extraordinario.

LITORAL Y PLAYAS

El litoral de la Bahía es amplio y único. Más de 45 km de playa son de arena fina agradable al paso y 15 km son de pequeñas calas también de arena y aguas cristalinas. Cuenta con playas salvajes y tranquilas así como con playas más urbanas que gozan de servicios turísticos de calidad y de una oferta lúdica respetuosa con el medio ambiente y que han obtenido, a lo largo de los años, certificaciones de calidad y ambientales reconocidas por doquier, tales como la Bandera Azul, EMAS, ISO 14.001 y la Q de calidad turística, haciéndolas idóneas para un público familiar. La gran tarea de recuperación de las dunas y de los sistemas de lagunas llevada a cabo, dota de un gran valor ecológico y ambiental toda la zona de la Bahía, reflejada en la protección de carácter internacional como la Red Natura 2000 -Región Mediterránea y el Convenio de RAMSAR de humedales de importancia internacional.

ACTIVIDADES ECONÓMICAS

Agricultura

De una economía eminentemente agraria y pesquera, durante la segunda mitad del siglo XX, se ha pasado a una economía basada principalmente en el sector servicios, con el desarrollo del turismo.
Aún así, los valores de paisaje, de naturaleza y, sobre todo, de productos autóctonos y de la tierra, como el cultivo de cereales, arroz y campos de frutales, donde la manzana es el producto estrella, con grandes extensiones de campos de manzanos en el municipio de Sant Pere Pescador, mantienen tanto la tradición como el uso agrícola y comercial de este producto con un alto valor para el territorio.

La manzana está reconocida como denominación de origen Girona-Costa Brava (DO), así como en el territorio interior se encuentra la denominación de origen de los vinos y aceites de l’Empordà.

Pesca

Rosas y l’Escala tienen dos puertos pesqueros importantes que han sido motor económico durante muchos años, en cuanto a captura y comercialización del pescado de la Bahía. La conservación de este antiguo oficio ha evolucionado hacia un modelo que combina el uso tradicional con un uso más recreativo y educativo, con la visita a las lonjas y al Centro de interpretación del pescado de l’Escala (Maram).

Este nuevo modelo ha dotado a la Bahía con instalaciones náuticas de calidad. Hay puertos deportivos en Roses, Empuriabrava y l’Escala, todos ellos equipados con los servicios necesarios para las embarcaciones de recreo, y el Club náutico de Sant Pere Pescador.

Turismo

Hoy en día la Bahía ofrece más de 45 km de playas, 15 km de calas y 50 km de canales navegables. La costa presenta acantilados y pequeñas calas de aguas tranquilas y transparentes que se fusionan con el litoral más suave de la Costa Brava. Las playas de la Bahía se caracterizan por sus aguas poco profundas ideales para las familias y la práctica de deportes de vela.

La combinación de multitud de actividades tanto festivas, culturales, deportivas y de ocio que se realizan durante todo el año la convierten en un destino ideal tanto para familias como para amigos que quieran disfrutar de una buena estancia.

PUERTOS DEPORTIVOS

Y MARINAS

La Bahía cuenta con unas instalaciones náuticas de calidad. Además de los Puertos deportivos de Roses y l’Escala, con 25 kms de canales navegables y 5.000 amarres, la Marina de Empuriabrava es considerada la marina residencial más grande de Europa. La ubicación y la climatología también contribuyen, entre otros, a ser un referente en la práctica del paracaidismo y de los deportes náuticos.

4951091482 1b1e85da0d O
4951091482_1b1e85da0d_o
6343908368_0fcea9b616_o
Tursime
Ports
Port-de-la-clota-1
6343896466_3d48e4a279_o
4951091482 1b1e85da0d O6343908368 0fcea9b616 OTursimePortsPort De La Clota 16343896466 3d48e4a279 O

DEPORTE Y TURISMO ACTIVO

La situación geográfica y las condiciones meteorológicas hacen que la Bahía sea un entorno ideal para la práctica de los deportes náuticos de todo tipo, desde la vela en kitesurf, pasando por el submarinismo y el windsurf. En general, son deportes cuidadosos con el medio ambiente, alrededor de los cuales se acogen todo tipo de eventos a lo largo del año, como el Campeonato del Mundo de Windsurf y Campeonato de España de Kitesurf en Sant Pere Pescador, Campeonato de Vela accesible en l’Escala, y el Campeonato nacional de Vóley Playa en Roses, etc.

El paracaidismo y su práctica son un referente mundial en Empuriabrava, donde se encuentra el aeródromo de la Bahía.

Del resto de actividades de turismo activo, destacan la gran red de senderos señalizados y la práctica de senderismo, con los GR 11 y 92, el camino de ronda, el cicloturismo, las rutas en BTT, la vía verde de la Muga y la ruta Pirinexus, entre otros.

GASTRONOMÍA

La cocina de la Bahía ha alcanzado fama internacional gracias a las geniales creaciones de Ferran Adrià, chef del restaurante El Bulli, considerado durante años el mejor restaurante del mundo, actualmente en proceso de reconversión. También destacan las anchoas de l’Escala donde, todavía hoy en día, se utiliza la misma técnica artesanal de principios del siglo XX. Otros productos de renombre son las
manzanas de Sant Pere Pescador y el pato de corral de Castelló d’Empúries.

También son reconocidos internacionalmente los vinos que elaboran las bodegas de la comarca, bajo la Denominación de Origen Empordà: vinos jóvenes, rosados afrutados, blancos con madera, crianzas de coupage, cavas y la emblemática garnacha. Una propuesta enológica que permite hacer una ruta por las bodegas y cooperativas que seguro que sorprende a los visitantes.

FIESTAS

Los habitantes de la Bahía se esfuerzan en mantener vivas las tradiciones históricas y culturales que las diferentes civilizaciones que han ocupado el territorio les han dejado como legado. Algunas de las muestras de esta tradición son:

Triunvirato: Feria grecorromana que tiene lugar en l’Escala Tierra de Trobadores: Festival de temática medieval en Castelló d’Empúries Ruta del Arte de Castelló d’Empúries Fiesta de la Sal: Homenaje a los orígenes pescadores de l’Escala Festival de Música y Noches de Verano: Programa de conciertos, cine y rutas guiadas en Sant Pere Pescador Carnaval: Fiesta muy popular de gran participación ciudadana
Habaneres: Hoy en día, en las noches de verano, las playas son el escenario de cantada de habaneras Sardanas: Es el baile típico de Cataluña

La Bahía acoge muchos y diversos festivales de música que tienen lugar en entornos singulares aprovechando las suaves temperaturas de la bahía. Una de las tradiciones que ha quedado más arraigada desde la época griega es la celebración de mercados. .

Como tradiciones provenientes de creencias religiosas, la Bahía acoge procesiones, vía crucis, pesebres,…. entre muchas otras muestras de capítulos de la tradición religiosa del país.
Sólo se puede entender la Bahía hoy, siendo consciente de su historia y cultura.

Próximos eventos